jueves, 7 de junio de 2018

3 tipos de revisiones imprescindibles y cómo hacerlas



De las revisiones ya os hablé en este post que escribí sobre el método GTD de David Allen, pero me parecen un tema demasiado importante como para dejarlo en un simple párrafo de un post, así que hoy quiero profundizar sobre por qué debemos hacerlas, cuándo y cómo.

¿Por qué son importantes las revisiones?

Una revisión es un momento de calma solamente para nosotros: para sentarnos con un café recién hecho y una hoja de papel y analizar nuestra vida, nuestros proyectos o nuestra familia; qué estamos haciendo bien, qué deberíamos cambiar y mejorar o qué debemos eliminar.

Las revisiones nos permiten:

- Ser más consciente del punto de nuestra vida en el que nos encontramos y no perdernos en la carrera de la rata (fenómeno del que nos habla Kiyosaki en su libro Padre rico, padre pobre y que todo el mundo debería leer).

- Centrarnos en las cosas importantes y dejar atrás aquello que nos roba tiempo y energía

- Dejar de vivir en un constante caos

¿Cuándo se deben hacer las revisiones?

Personalmente opino que debe haber tres tipos de revisiones fundamentales en nuestra vida:

Revisión semanal: Es aquella que nos permite estar pendiente del día a día y de todas esas pequeñas tareas y hábitos que hemos de llevar a cabo.

Revisión trimestral: Esta para mí es la más importante, ya que en ella analizo todas las áreas de mi vida y decido mi grado de satisfacción con cada una de ellas y qué puedo hacer para cambiarlo.

Revisión anual: En esta revisión debemos analizar todos nuestros objetivos a largo plazo: si estamos felices con nuestra vida personal, si nos acercamos a lo que queremos profesionalmente… Es el momento de darnos cuenta si estamos caminando hacia delante o en círculo.



¿Cómo hacer las revisiones?

Revisión semanal

Lo primero es reunir todo aquello que queramos revisar, que en mi caso son: Bullet Journal, móvil, caja papeles pendientes, y ordenador.

A continuación, iremos gestionando cada uno de estos elementos:

Bullet Journal o agenda: ¿qué citas tenía previstas para esta semana? ¿qué reuniones? ¿qué he sacado en claro de ellas? ¿cuál es el siguiente paso que debo dar con respecto a estas citas?

Teléfono móvil: Aquí revisaremos: los enlaces que hemos guardado a lo largo de la semana (¿son útiles? ¿los necesitaré en un futuro?), el calendario (¿he apuntado algo que debo pasar a mi agenda?) y en mi caso, la app de citas médicas (¿qué citas médicas tengo pendientes? ¿debo hacer algo con ellas? ¿apuntarlas en mi agenda, llamar a algún sitio...?)

Caja de papeles pendientes: En esta caja dejo a lo largo de la semana todos aquellos papeles con los que necesito hacer algo pero no me urge en ese momento: la tarjeta de una tienda que me quiero guardar, un nuevo menú de comida a domicilio que quiero probar, una notificación de un paquete de tengo que ir a recoger, una foto que quiero colgar…

Ordenador: En el ordenador sobretodo reviso las métricas de mis blogs y redes sociales: ¿he emprendido alguna acción de marketing, y cómo ha influido? ¿cuántos seguidores, “me gusta” y comentarios tengo? ¿de dónde viene la mayor parte del tráfico de mi blog?



Revisión trimestral

En las revisiones trimestrales toca dividir nuestra vida en áreas: laboral (trabajo, carrera, finanzas y éxito), social (amistades, pareja, familia) y personal (desarrollo mental, salud física)

Una vez que tengamos definidas las áreas más importantes, lo primero que haremos será puntuarlas del 1 al 10 en cuestión de lo felices que estemos con cada una de ellos.

Lo siguiente será analizar los problemas más importantes de cada una de estas áreas, buscar una solución a cada uno de esos problemas y definir una acción siguiente a llevar a cabo.

Por ejemplo,
   Amistades: Estoy muy contenta con mi vida social, aunque a veces siento que el trabajo me absorbe y no paso suficiente tiempo con mis amigos. Por tanto:
   Puntuación: 7
   ¿Problema? Falta de tiempo
   ¿Solución? Intentar quedar con alguien al menos una vez cada dos semanas
   ¿Acción inmediata? Llamar a x y proponerle quedar este fin de semana

Es una forma sencilla y eficaz de darnos cuenta en qué punto de nuestro camino estamos y tratar de retirar las piedrecitas que vayan surgiendo en nuestro camino.



Revisión anual

Es la última revisión de la que quiero hablaros y probablemente también la más importante. En esta revisión debemos plantearnos los objetivos principales de nuestra vida, ¿dónde te ves en 1 o 2 años? ¿Hacia dónde va tu carrera, evoluciona tu vida personal…? ¿Por qué quieres todo lo que quieres y haces todo lo que haces?

Quizás esta sea la revisión más filosófica, más profunda y que más nos haga reflexionar acerca del quienes somos y a dónde vamos.

Algunas personas consideran que además de esto debe hacer una revisión mensual. Yo ciertamente la hago a nivel de métricas para el blog, pero en todos los demás aspectos de mi vida, con las tres mencionadas arriba me es suficiente.

¿Y vosotros, qué opináis de las revisiones? ¿Creéis que son una buena forma de llevar el control de vuestra vida? Me encantaría que me contaseis en los comentarios si os ha resultado útil este post 🙂

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar! Un blog se alimenta de tus comentarios :)